En todos los sectores del mercado hay competencia, la cual puede apropiarse de posibles clientes para tu empresa. ¿Pero qué es lo que les impulsa a optar por esa empresa y no por la tuya cuando las dos ofrecen los mismos servicios? Uno de los factores que puede afectar esto es la primera impresión. Esa que reciben los clientes al entrar en contacto con tus propuestas.

La primera experiencia es lo que define si quieres volver o no a pasar por esta. Si vas a un negocio en el cual la primera interacción que tienes con un trabajador es positiva, estarás más dispuesto a retornar. Mientras que si es negativa estarás menos dispuesto, pasa lo mismo con los clientes. Estas son algunas acciones para no provocar malas experiencias a tus clientes: