La optimización de contenido se ha hecho presente en los últimos años. Esto logró que el contenido se posicione entre el mejor para que aparezca en la primera pagina de cada búsqueda realizada. En un principio solo se hablaba de la optimización en los artículos escritos para causar más interés en ciertas páginas, pero con el tiempo esto ha migrado a otros aspectos.

La optimización de contenido la debe realizar un profesional en la materia, no es nada sencillo crear un contenido lo suficientemente estructura para que los motores de búsqueda consideren que es de los 10 mejores, tomando en cuenta que pueden hacer otro millón de páginas que ofrecen la misma información.

La transformación de contenido y optimización

Con el pasar de los años, la optimización de contenido se ha transformado, anteriormente se hacía en texto extensos, con uso de ciertas palabras y demás, es una técnica que un se mantiene, pero que solo se usa para las páginas webs. La publicidad ha empezado a usar la optimización en otros aspectos.

Pues bien, en un concepto más sencillo, la optimización busca posicionar. Absolutamente todo el contenido que se piensa colocar en línea se puede optimizar. Desde un texto de 10 palabras hasta una imagen, todo se puede configurar para posicionarlo de la mejor maneja.

En el caso de la publicidad, es necesario optimizar todo lo referente a un anuncio, desde la imagen que se piensa poner, el contenido que la acompaña, los colores que se usara, la tipografía y más. En los medios digitales todo se optimiza.

Todo lo que respecta a optimización es una ciencia. Se debe realizar un estudio muy profundo de diferentes aspectos. La optimización busca una forma de llegar al usuario sin que se dé cuenta de que está siendo abordado y persuadido.

En el mejor de los caso, esto funciona y la recompensa es un nuevo cliente, puede tener fallos que no son proporcionales al éxito. En el peor de los casos, la optimización no será lo suficientemente buena para captar al público necesario.

Cada empresa elije la forma de orientar su optimización, no toda va dirigida a un público especifico, incluso no va dirigida al mismo tipo de personas. Los expertos en marketing deben encontrar la forma de llegar a las personas sin ser invasivos.

Optimización de imágenes para las redes sociales.

En las redes sociales el lenguaje y la forma de llegar a las personas deben ser aun más sutiles, de forma que la persona se interese y sea atraída suavemente. Se debe trasmitir confianza y mucha tranquilidad, de esta forma el cliente se sentirá cómodo y a gusto con la marca.

En este caso, las imágenes que se colocan en las redes sociales son importantes y las mismas también se optimizan. Es importante saber cuáles son las imágenes que llaman la atención y generan curiosidad.

Por ejemplo, en Instagram se debe tener un patrón de color, tamaño, estilo, letras y demás en las imágenes que suben. El resto de los medios digitales no son la excepción.

En este caso en particular se quiere conocer cuáles son las formas más efectivas de optimizar una imagen en las redes sociales, para cada una el proceso es diferente. No hay motivos para preocuparse, el proceso es sencillo y no lleva mucho tiempo.

En el caso de Pinterest, las imágenes deben ser altas. Esta red social es meramente visual, el contenido escrito es escaso y se deben crear imágenes que sean atractivas pero informativas o que estén debidamente orientas a los que se busca. Para optimizar una imagen en esta red social, lo ideal es jugar con su tamaño, lo más recomendable es que la misma tengo unos 725 pixeles de ancho y unos 1102 de alto.

El algoritmo que se encarga de establecer el orden correcto de las imágenes, aprovechando los espacios y haciendo encajar cada imagen, hace que las imágenes grandes resalten, ya que estas ocupan más especio y la red social por sí sola no la recorta. Es la mejor forma de lograr resalta en la plataforma. Si se desea hacer esto, lo mejor es tener una imagen muy bien creada, para que sea atractiva y llame la atención de los usuarios, de lo contrario, sin importar lo grande que sea, nadie le hará caso.