Las personas en general tienden a ser muy visuales. Esto quiere decir, que se dejan llevar fácilmente por la primera impresión. De igual forma que se tiene la primera impresión sobre las personas, países, ciudades, etc., se tienen las primeras impresiones sobre determinada empresa. La imagen que una marca ofrece es, sin duda alguna, la primera oportunidad para acercarse a los clientes potenciales.

La imagen de la marca no es solo un logotipo de la empresa, esta también debe estar formada por algunos valores que rodean a la compañía, y asea serio o algo mas relajada, inclinación moderna o tal vez clásica, etc. Los usuarios tienden a crear vínculos emocionales con las diferentes empresas gracias a la imagen que se le otorga a la marca que se proyecta.

Lo que debe trasmitir la imagen de marca

El valor inicial que transmite la marca, compañía o empresa tiene que ser exactamente lo mismo que se ha propuesto, siempre debe estar en sintonía con la imagen de la marca.  La imagen de marca no es algo meramente de marketing, todos y cada uno de los ámbitos se ven influenciados y es fundamental que los miembros de la empresa estén convencidos de eso.

La marca no es solo el logotipo, hay un montón de cosas que van detrás del nombre de la marca. En lo que respecta a la imagen son muchos los aspectos que se deben tomar en cuenta a la hora de establecer el diseño: los colores, tipografía, claim, etc. Estos elementos no se pueden considerar por separado, deben verse como un conjunto y de esta forma deben funcionar una vez acoplados. La integración de estos elementos representa la identidad de la empresa.

¿Qué se debe considerar en una imagen de marca?

La creación de una imagen coherente aporta una serie de ventajas muy importantes. Más allá de dar un aspecto fuerte y atractivo para el público, es el imán que atrae a los clientes potenciales:

¿Es realmente importante una imagen de marca?

Ahora ¿es realmente importante tener una imagen de marca efectiva? Definitivamente si, la imagen de marca es la base de cualquier negocio, no importa de lo que sea, si el logotipo está mal, no hay forma de hacer surgir a la empresa. El logotipo es lo que permite diferenciar una marca de otra, cada empresa se centra en crear su propia imagen para tener destacar. En este aspecto de debe recordar algo importante: Menos es más. El saturar una imagen de marca no la hará efectiva, por el contrario, solo creara poca aceptación por parte de los clientes.

Las mejores imágenes de marcas son capaces de posicionar la marca, al hacer esto el trafico se incrementa y las ventas también. Cada aspecto relevante al tema de la imagen es importante y no se puede dejar pasar por alto.

Si se toma como ejemplo a la marca Apple, es fácil dilucidar que su imagen de marca es algo sencilla, muy simple, pero han logrado posicionarse y mantenerse en la mente de todo el mundo. Su logotipo es capaz de trasmitir todo lo que sus clientes buscan, aunque solo parezca una simple manzana, esto ha logrado que sus clientes se sientan total confianza, a la vanguardia tecnológica y respaldados por todo el personal que labora en la compañía.

Los sentimientos que trasmite la imagen de marca

Exactamente este es el sentimiento que se busca, los clientes deben de ser capaces de sentir total confianza en quienes le ofrecen un producto o servicio, de lo contrario se irán y buscaran a otra marca que si se los proporcione.

Para que la receta del éxito es fácil, pero no es así, son muchos los caminos que se deben tantear para lograr llegar al indicado. En la búsqueda de imagen de marca hay demasiado ensayos y errores, pero no hay otra forma de descubrir la mejor opción.

Es muy importante contar con una imagen de marca efectiva, es la única forma de llegar a los clientes y crear la mejor primera impresión. Se busca que los usuarios sean clientes y que esos clientes sean frecuentes, la mejor forma es así, teniendo la mejor imagen de marca posible.

Es bueno crearse ciertas referencias con otras marcas, pero no está bien copiar o intentar replicar la esencia. Eso se crea desde cero, puede llevar su tiempo, pero es el paso más importante en cualquier nueva estrategia de mercadeo.