El año 2020 ha representado un gran reto para todo el mundo. Nadie pensaba que en el algún momento la humanidad tendría que enfrentarse a un enemigo microscópico. Todos los ámbitos se han visto totalmente afectados por la aparición del COVID-19.  El campo laboral a todas las escalas ha sufrido un cambio enorme. Son muchas las personas que han perdido sus empleos, muchos otros esperan a ver qué pasa en los próximos meses y muchos otros empezaron a establecer una modalidad de trabajo en línea.

Lo más difícil de esto es que los empleados no estaban preparados para esto. La cuarentena hizo su aparición cuando nadie lo esperaba, las fronteras se cerraron, los puestos de trabajo quedaron vacios y los jefes se partían la cabeza pensando en que hacer. Muchas compañías se han visto obligadas a trasladarse a los medios digitales para mantener el target. Por fortuna, aunque el mundo se encuentra paralizado, son muchos los trabajadores que se encargan de mantener con vida estos empleos.

¿Cómo afecta el COVID-19 a los trabajadores?

La forma de pensar ha cambiado gracias al COVId-19

A raíz de la aparición del COVID-19 la forma de pensar ha cambiado, nadie piensa de la misma manera, el mundo no se ve de la misma forma. Todos los modelos de negocio se han visto afectados y se han tenido que renovar. El proceso de transformación no está mal, cada tanto las industrias pasan por esto, lo que puede ser malo es la forma tan abrupta en la que se ha tenido que reestructurar todo.

El coronavirus no dejo a ningún país excepto de la crisis. Todo esta pausa, todos están en casa esperando pacientemente a que todo pase. Las compañías siguen luchando, con equipo de trabajo dividido, viéndose a través de una pantalla todos los días, esperando tener una respuesta positiva, esperando que se les otorgue luz verde para volver a sus puestos de trabajos, pero por el contrario, deben pensar en cómo hacer que la nueva normalidad funcione para todos.

Los más afectados en este aspecto son las pequeñas empresa, muchos dueños se han visto en la obligación de cerrar definitivamente sus puertas, sin la mínima esperanza de abrir luego de la cuarentena. Algunas empresas pequeñas han logrado migrar a los medios digitales pero la transición puede ser durar y costosa, considerando que estas compañías están detenidas, sin producción y teniendo un equipo de trabajo al que se le dé debe pagar aun estando en contingencia.

¿Cómo se enfrentan las empresas el COVID-19?

La vida con coronavirus es un reto. Pero no es imposible, son muchas las empresas que lo han logrado, el marketing ha logrado adaptarse y hoy más que nunca se hace presente en las redes y demás plataforma. Las personas consumen mucho más internet y quedan aun más expuestos a la publicidad. Las ventas de las grandes compañías se mantiene y en cierta forma, el marketing digital ha sido lo que ha logrado que el mercado siga con vida. De otra forma no habría manera de llegar y establecer contacto con los clientes.

Lo mejor que se puede hacer para abordar la situación con nuevas estrategias de publicidad. El ofrecer servicios en internet con ciertos beneficios e incorporando las entregas en casa, se  aumentan aun más las ventas. La cuestión está en hacer un estudio de mercado que arroje los resultados necesarios para establecer la mejor estrategia. Es necesario poner cierta inversión en otros canales electrónicos que ayuden a recuperar dinero gracias a las ganancias. La tarea puede ser ardua pero es lo mejor que se puede hacer para mantener el negocio a flote.

En necesario tener una mentalidad digital, ser muy receptivo a los posibles cambios permanentes que se puedan implementar y está preparado para cualquier nueva contingencia. Los cambios que ha producido el coronavirus no terminaran acá, pero la humanidad sabe adaptarse y afortunadamente ha logrado hacerlo rápidamente. Es cuestión de tiempo para que las estrategias de marketing digital se transformen totalmente para adaptarse a esta nueva normalidad.

Por ahora, lo mejor es agotar todos los recursos y buscar ayuda en agente de marketing profesional. Es la forma en la que se puede estar informado constantemente. Lo más importante en toda esta crisis es no estar solo con todo el peso de una empresa. La ayuda es necesaria, los estudios son necesarios, las estrategias no pueden faltar y el marketing tiene que ser el mejor aliado de toda compañía.