Los procesos de inducción en las empresas en relación con las nuevas generaciones son cada vez más frecuentes debido a las problemáticas con respecto a su percepción y actitud en el trabajo.

Dicho esto, la estructura laboral se ha tornado rígida para los nuevos empleados que, en su mayoría, son jóvenes y buscan un orden diferente en sus vidas. Aquí podrás enterarte sobre lo que está sucediendo con los Millennials y las empresas en general.

¿Cuáles son las principales problemáticas de la adaptación de nuevas generaciones?

Al menos, una gran parte de la población en Latinoamérica está representada por Millennials. De hecho, un estudio realizado en México indica que al menos la cuarta parte de los habitantes son jóvenes de la nueva generación.

Sin embargo, a pesar de que estas personas cuentan con un grado de especialización o título universitario, el índice de rotación de personal ha aumentado considerablemente.

Esto se debe a que, los individuos de las nuevas generaciones consideran que muchas de las estructuras laborales actuales son un tanto “rígidas”.

Al mismo tiempo, a falta de procesos de inducción, muchos se sienten limitados debido a los horarios o protocolos manejados desde siempre. Lo que los lleva a postergar actividades que estos mismos consideran necesarias, tanto como el trabajo.

¿Cuál es la principal preocupación de esta generación?

Los Millennials se interesan por el trabajo, sí. Pero, a diferencia de lo que pasaba con generaciones anteriores a esta, también existen otras facetas que, para estos, son igual de imprescindibles.

Un estudio realizado por Prodigy MSN revela que al menos el 30% de los hombres considera que no cuentan con el tiempo suficiente para hacer lo que les gusta. Por otra parte, otro 41% indican que no son capaces de organizar su tiempo.

En este sentido, la principal preocupación de las nuevas generaciones, y por el que surgen los procesos de inducción en las empresas es el equilibrio.

Es decir, balancear su tiempo con respecto al trabajo y otras actividades fundamentales, como el tiempo de socialización y el ocio, el acondicionamiento físico, entre otros.

Todos estos factores se interponen en los intentos de estos jóvenes por buscar cierto equilibrio en sus vidas. Alternando las actividades laborales y dando espacio a otras que ellos consideran esenciales.

¿Qué procesos de inducción en los Millennials están empleando las empresas?

Entender el comportamiento y la forma de pensar de estas generaciones puede ayudar a las empresas a crear plusvalía y aprovechar las potencialidades de estos individuos.

La tecnología es una herramienta que se ha vuelto imprescindible. Y los Millennials, han crecido evidenciando este avance tecnológico, por lo que tienen ciertas facilidades en dicha área.

Por ello, las empresas gastan dinero y recursos tratando de comprender a las nuevas generaciones, para direccionar los procesos de inducción hacia el camino más acertado. Conocer qué necesitan las personas más jóvenes para sentirse a gusto con las condiciones de trabajo y así ser proactivos.

Eso sí, las compañías no desechan la posibilidad de la adaptabilidad de estos jóvenes a ciertos protocolos que no pueden cambiar.

Por lo que, dentro de estos procesos de inducción también incluyen la capacitación acerca de estos aspectos, que son imprescindibles.

Después de todo, los esfuerzos de una empresa no siempre serán determinantes en su camino al éxito, sino la calidad de su personal y su sentido de pertenencia hacia dicha entidad, así como la disposición de hacer el trabajo como es debido.