En la gestión empresarial es de suma importancia que a la hora de reclutar colaboradores o contratar nuevos empleados, se adapten rápidamente para que estos garanticen cumplir con sus funciones.

Aunque no es una tarea muy sencilla para el encargado de recursos humanos, en la actualidad se cuentan con nuevas herramientas que permiten que sea mucho más sencillo y práctico para ambas partes y así lograr un mayor éxito para la empresa.

Una vez que se consigue la persona indicada para ocupar la vacante solicitada, se comienza con el proceso que es conocido como el onboarding, una iniciativa que se ha implementado en los últimos años en el mundo empresarial para garantizar una adecuada integración de los nuevos integrantes de la organización.

¿Qué es el onboarding?

El onboarding es el proceso empleado por las empresas para acelerar e impulsar a los nuevos empleados a adaptarse rápidamente a sus funciones laborables y consigan un rendimiento adecuado para de esta manera contribuir con el éxito de la empresa, así como de los compañeros de labores.

Estos procesos se realizan con el objetivo de que los empleados se sientan bienvenidos y minimiza las tasas de retención lo que logra una mejora en los costos y rotación de personal.

De acuerdo a Salvador Ibáñez, country manager de Top Employers Institute de España, este proceso “es más que una simple bienvenida, que el evento de un día, más que preparar un contrato, una PC, darle regalos de empresa o asignarle cursos obligatorios”.

Objetivos del onboarding

El objetivo principal por el que las empresas implementan esta herramienta es para que los nuevos integrantes se sientan bienvenidos en el entorno laboral.

Luego encontramos diferentes aspectos, tales como: que este proceso es mucho más fácil que el nuevo empleado consiga entender rápidamente sus funciones dentro del equipo de trabajo, así como ayudar a comprender y generar arraigo de los objetivos y valores dentro de la cultura organizacional.

Se ha comprobado que este método empresarial si se realiza de la manera adecuada puede ayudar a mejorar asuntos como malos entendidos entre colaboradores, sana competencia y renuncias a corto plazo.

Pasos para hacer un onboarding

Implementar un buen proceso de onboarding puede generar un impacto en la productividad, retención de buen talento y descentralización muy favorable para la empresa. Para que este se cumpla de manera efectiva debes seguir los siguientes pasos:

    1. Generar altas expectativas de los encargados del onboarding y las del área en la cual ingresará el nuevo empleado.
    1. Realizar actividades reales de la empresa y que el empleado vaya a realizar a diario dentro de sus funciones.
    1. Permitir al nuevo integrante que aporte y genere ideas para mejorar el departamento y así mismo el rendimiento de la empresa.
    1. Encargarse de que el empleado conozca de principio a fin la historia, valores, misión y visión de la empresa. Es decir, que conozca al 100% la empresa donde labora.
    1. Empoderar a los antiguos empleados para que estos ofrezcan una buena imagen al nuevo integrante.
    1. Permitir que el empleado pueda opinar y generar aportes al proceso de onboarding y así sea mucho más efectivo.
    1. Contribuir a un buen feedback a la hora que se cometa algún error que perjudique a la empresa con el objetivo de mejorar.
    1. Y finalmente, realizar seguimiento a las actividades para llevar un control de qué tan efectivo y beneficioso fue el onboarding.

Si estos se llevan a cabo de manera correcta, no solo se garantiza que la persona se adapte rápidamente a sus funciones, sino que además este puede permanecer un buen tiempo en la empresa y así contribuir con un buen desempeño.

Son muchas las  organizaciones que tienden a tener dificultades por la tasa de rotación, por lo que contar con un buen plan de reclutamiento de personal que incluya este recurso puede ser crucial para minimizar la rotación y enfocarse exclusivamente en el crecimiento de la organización.