Los chatbots y la Inteligencia Artificial han ingresado al escenario político, convirtiéndose en una herramienta valiosa para apoyar las comunicaciones masivas de los candidatos con la gente, facilitando la conexión con las nuevas generaciones de potenciales votantes que suelen tener una presencia activa en redes sociales y plataformas de mensajería instantánea.

No obstante, aún se tiene muy poca información y experiencia relacionada con el uso de chatbots dentro de la actividad política. Tal como ocurre en la comercialización de bienes y servicios, existe un flujo de información relacionada con intereses y preferencias de los votantes, así como herramientas que han sido diseñadas para favorecer la comunicación masiva

Estas innovaciones tecnológicas emergentes han generado importantes transformaciones en la manera de planificar y ejecutar campañas de marketing político, aprovechando recursos que han sido creado para el marketing con fines de lucro, pero que perfectamente puedes adaptarse e implementarse para automatizar y optimizar la comunicación política.

¿Cómo funciona un chatbot y por qué es relevante en una campaña política?

La manera más sencilla de definir un chatbot, es comprenderlo como un asistente que tiene la capacidad de comunicarse con los usuarios por medio de mensajes de texto dentro de plataformas de mensajería instantánea y redes sociales como WhatsApp, Telegram, Facebook, Instagram y Twitter, conversando con ellos y facilitando información que pueda resultarles de interés.

Es un sistema informático que ha sido programado para mantener conversaciones, interactuar con el usuario y resolver sus dudas de forma automática, sin la necesidad de mantener a una persona física realizando esta tarea. Así, cualquier usuario que inicie comunicación con la cuenta de un partido o candidato político, tendrá una respuesta inmediata acorde a sus necesidades.

Además de automatizar la comunicación, también utilizan Inteligencia Artificial para mejorar su comportamiento, aprendiendo de los intereses contenidos en el vasto almacén de datos que ofrecen los perfiles de usuario en las redes sociales. Con este aprendizaje automático, pueden obtener datos relevantes de los votantes y utilizarlos para optimizar el marketing del partido.

Base de datos instantánea sobre lo que gusta o disgusta a los votantes

Bajo este contexto, la campaña política se transforma de manera sorprendente. Los datos obtenidos directamente de la interacción con los votantes, pasarían a alimentar el siguiente conjunto de anuncios publicitarios e incluso, esta información podría ser utilizada para dar forma al discurso, utilizando métodos de persuasión para influenciar las decisiones de los votantes.

Los algoritmos de aprendizaje automático de los chatbots tienen la capacidad de analizar los datos obtenidos y reconocer patrones que luego el equipo de comunicaciones puede utilizar para decir el tipo de contenido que se difunde en las redes sociales e incluso, servir para que el candidato pueda dar forma a sus decisiones políticas.

Finalmente, el uso de chatbots hace posible que se dirijan mensajes personalizados a votantes específicos. De lograr una implementación exitosa, las campañas políticas tendrían la capacidad de influir sobre la opinión de los electores y generar entusiasmo sobre las propuestas de un determinado candidato en medio de una contienda electoral.